Oráculo de Delfos en Grecia

Los oráculos como el Oráculo de Delfos eran lugares de peregrinaje en la antigüedad en los que se trataba de descubrir las respuestas a cosas inexplicables o futuras. ¿Voy a ganar la guerra? ¿Va a prosperar mi negocio? ¿Qué decisión debo tomar como gobernante? eran algunas de las cuestiones que solían realizarse a la pitia. Descanso mental, negocio de los dioses, profecías auto cumplidas, nadie permanecía impasible ante el Oráculo de Delfos.

Historia del Oráculo de Delfos

El complejo estaba situado a los pies del monte Parnaso, que se llama así por el hijo de Poseidón, supuesto fundador del oráculo. La zona fue considerada durante siglos el ombligo del mundo, algo como el kilómetro cero terrenal. Los dioses habían puesto el templo de Delfos y todos los caminos de la tierra partían desde allí. La leyenda cuenta que Parnaso construyó el templo para que fuera la residencia de Apolo junto al monte donde residían las musas. Por eso, se considera que es la patria de los poetas.

Aquellos que pudieran costearse el viaje viajaban hasta Delfos desde los diferentes puntos de Grecia y del resto del Mundo para hablar con la pitia (pitonisa) que eran las sacerdotisas que estaban en el templo principal y donde interpretaban las respuestas de los que llegaban hasta allí. En realidad el proceso era menos místico de lo que parecía.

Dentro del recinto del Oráculo, tenías que ir pasando por diferentes capillas realizando sacrificios como matar animales o hacer ofrendas económicas. Había una especie de consultores religiosos que ayudaban a la pitia a saber el contexto del problema que se traía. En realidad, era una forma de recabar al viajero la respuesta que quería escuchar. Una vez se tenía todo el contexto, la sacerdotisa (la pitia) daba respuestas al problema y se entregaba en forma de poesía, hecha por un sacerdote, al demandante.

Fue una fuente de soluciones con mucho peso en la vida griega y acudían a ella desde diferentes lugares, incluso de polis enemigas. De hecho, se tenía un salvoconducto de seguridad si se procedía de tierras enemigas con destino Delfos.

Edificios del complejo del Oráculo de Delfos

Con el desarrollo del Imperio Romano primero y el cristianismo después, el poder del Oráculo de Delfos se fue perdiendo poco a poco. La gente dejó de creer en el poder de los dioses y los viajeros dejaron de visitar el recinto. Esto hizo que decayera y que incluso se destruyeran parte de sus edificios para hacer las casas y algunas iglesias con el mármol que había en el recinto. En el siglo IV d.C. se dio por desaparecido el Oráculo de Delfos. De hecho, se llegó a fundar una población nueva sobre las ruinas, Castri, que en el siglo XIX fue trasladada hasta la actual Delfi (renombrada como la antigua).

Estadio y el hipódromo

El oráculo, además de ser centro del mundo, casa de los dioses y lugar donde encontrar respuestas al futuro fue un lugar donde se encontraban diferentes estados. Se celebraban los famosos Juegos Píticos, uno de los juegos Panhelenicos (competición de todas las polis helénicas) como los famosos Olímpicos, Nemeos o Ístmicos. Los juegos se llamaban así por las pitias o porque Apolo habría matado en la zona a Pitón (serpiente gigante) para conseguir el Oráculo de Delfos.

Por la documentación que se conserva se sabe que existía un hipódromo pero no se ha podido encontrar la ubicación real del recinto. En cambio, el estadio, estando un poco alejado del santuario, se encuentra en perfecto estado, uno de los mejores conservados de toda Grecia.

Teatro

Data del siglo IV a.C. y tiene una capacidad para 7.000 espectadores. Unido a las pruebas atléticas e hípicas en dicho teatro se celebraban obras para entretener a los asistentes a los Juegos Píticos y a los diferentes viajeros que buscaban soluciones con la pitia.

Teatro del Oráculo de Delfos

Templo de Apolo

El elemento más importante de todo el santuario de Apolo Pitio. Era donde se encontraban la pitia y el sacerdote y al que se llegaba a través de la vía Sacra pasando pos los diferentes tesoros (capillas) donde te sacaban la respuesta que luego querías escuchar.

Templo de Atenea Pronaia

Santuario de forma circular que mantiene en pie tres de sus columnas después de haber sido reconstruido. Se encuentra fuera del recinto actual de Delfos pero se puede divisar desde allí. Es un sitio menos transitado que se encuentra a unos 200 metros andando desde la entrada al complejo del oráculo. El término Atenea Pronaia significa «Atenea que está delante del templo».

Vista del Templo de Atenea Pronaia desde el complejo del Oráculo principal

Los tesoros

Los visitantes del oráculo tenían que traer bienes y hacer sacrificios para poder resolver sus dudas. Como cada visitante venía de un lugar lejano diferente, las polis crearon espacios propios para alojar allí las donaciones de los visitantes de sus territorios. Venían a ser como una especie de altar embajada de las polis. El tesoro no son los bienes como tal si no la edificación que los incluían.

Hay tesoros de diferentes lugares como Tebas, Cirene, Siracusa, Etruria o de Atenas que es el único que actualmente está restaurado. Algunos arqueólogos creen que la construcción de estos altares puede estar relacionado con alguna gran victoria en guerras. El Tesoro de los atenienses, por ejemplo, cree que puede estar relacionado con la victoria de los atenienses en la Batalla de Maratón.

Recomendaciones en la visita del Oráculo de Delfos

Si hubiera que recomendar algo a los antiguos visitantes era que llevaran paciencia, tiempo y dinero porque encontrar la respuesta deseada no era algo rápido ni barato. También es cierto que los que acudían allí tras semanas o meses de viaje disfrutaban de espectáculos o de los propios Juegos Píticos al llegar allí.

Menos mal que han cambiado las cosas actualmente. Hoy en día, de forma organizada o por tu cuenta puedes ver todo en menos de un día. El espacio se compone de dos zonas con ruinas, una algo más alejada y menos transitada y la otra con muchos puntos que ver y que te llevará más tiempo. No te olvides de entrar en el museo. Aunque las ruinas tienen bastantes explicaciones y algunas se conservan bastante bien, el museo da un detalle mejor de lo que era el Oráculo de Delfos en la antigüedad. Además, conserva alguna de las esculturas encontradas en las ruinas de la antigua Delphi.

Aunque el pueblo de Delfos moderno es bastante pintoresco, concentraría la atención en las ruinas, sinceramente. Más allá de hoteles, tiendas de souvenirs y algún restaurante, el pueblo tiene un par de iglesias que llaman la atención pero poco más. Si viajas solo, te recomiendo que te alojes en este pueblo o alguno cercano para aprovechar las ruinas desde primera hora del día.

Museo del Oráculo de Delfos

Imprescindible ver el museo. Cuando visité Delfos, vi primero las ruinas y después pasamos a ver el museo. Entonces, tuve la suerte de contar con las explicaciones de Artemisa Scumburdis, una guía turística, historiadora y escritora que se la ha reconocido como una de las 30 mujeres griegas del siglo XXI. Sus explicaciones hacía que visualizaras sobre «dos piedras» un templo, un tesoro o una escalinata. Si no tienes la suerte de tener la visita guiada por alguien como Artemisa, es probable que la visita del museo previa pueda ayudarte a interpretar mejor el oráculo. Aunque algunos edificios están reconstruidos, en otros hay que echarle algo de imaginación.

Divisa desde el Oráculo de Delfos la vegetación de los alrededores. Se dice que el Monte Parnaso y sus alrededores son el olivar más grande del mundo.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: